Fatiga crónica o fibromialgia? Diferencias y síntomas

Muchas personas se preguntan sobre la diferencia entre fatiga crónica y fibromialgia. ¿Qué puntos tienen en común estas dos afectaciones y qué diferencias existen entre ellas?

Estos trastornos son muy reales pero muy poco entendidos, a pesar del hecho de que muchas personas los padecen. Un enfoque holístico ayuda a los pacientes a mejorar su calidad de vida.

Fibromialgia y fatiga crónica, dos trastornos similares pero no iguales

Hoy ya podemos hablar de fibromialgia y fatiga crónica sin colgar la etiqueta de pacientes hipocondríacos o “perezosos”, y hablo en femenino porque el predominio de estas patologías, a menudo confusas, es de 10 a 1 y de 3 a 1 en relación con los hombres. , respectivamente. Pero para abordarlos, debes saber cómo distinguirlos. Aunque comparten síntomas, a menudo se entremezclan.

Dos síndromes diferentes … pero unidos por fatiga

El dolor crónico en las articulaciones y la rigidez en las piernas debido a la fatiga crónica no es como la de puntos específicos y simétricos en la fibromialgia. Y los trastornos digestivos, endocrinos y hormonales apuntan más a la fatiga crónica.

Fibromialgia

Su nombre proviene de la fibra latina, por tejido conectivo, de la mina griega, músculo y algia, dolor.

Se clasifica como una condición reumática, aunque no hay inflamación articular, y es un síndrome con trastornos musculoesqueléticos, dolor persistente, rigidez variable en los músculos, tendones y tejidos blandos circundantes, y trastornos emocionales como ansiedad, depresión, irritabilidad o estrés. .

Algunas características lo distinguen:

  • El ejercicio aeróbico es aconsejable y se siente bien: nadar, caminar, yoga …
  • No hay dolor en las articulaciones.
  • Hay una sensación general de cansancio, pero no intensa.
  • Su aparición es gradual y con síntomas muy estables.

Fatiga cronica

Se clasifica como una enfermedad neurológica y se caracteriza por una fatiga física y mental muy intensa y debilitante con efectos devastadores en la vida personal.

Es diferente de la fibromialgia en que:

  • El ejercicio aeróbico puede empeorarlo. Solo muy baja intensidad, el estiramiento gradual puede prevenir la rigidez del cuerpo.
  • Hay dolor en las articulaciones.
  • Hay síntomas de amígdalas edematosas o hiperplásicas, o linfadenopatía o ganglios linfáticos inflamados.
  • La fatiga te impide realizar o mantener actividades, incluso haciéndote querer.
  • A menudo puede haber fiebre y una sensación constante de gripe.
  • Su apariencia es abrupta y fluctuante.
  • Tus piernas están muy rígidas.
  • Hay un deterioro cognitivo: de comprensión, memoria, concentración …
  • Puede haber hipersensibilidad, incluso con trastornos inmunes, a drogas, alimentos, ruido, luz …

Cómo tratar estas enfermedades más allá de las drogas.

Los analgésicos y otros medicamentos no curan estas enfermedades. Si bien es cierto que alivian algunas de las molestias asociadas con ellos, la forma de abordarlos debe ser desde un punto de vista holístico.

El cuerpo tiene una poderosa capacidad de autocuración, pero debemos ayudarlo con las herramientas necesarias para lograr un funcionamiento óptimo  . También es importante recordar que comer y comer no son lo mismo, y que se debe buscar un estilo de vida consciente, simple, ético y saludable.

Suplementos, consejos nutricionales y otros remedios.

Buenos suplementos contra el dolor:

  • Triptófano  : una dosis diaria de 500 mg de este aminoácido aumenta la actividad de la endorfina y ayuda a crear serotonina, una sustancia que mitiga la percepción del dolor.
  • Semillas de comino negro  : se toman en polvo, a razón de un cuarto de cucharadita al día, agregadas, por ejemplo, a una sopa o puré de verduras. Tiene un poderoso efecto calmante.
  • Levadura nutricional  : no debe confundirse con la levadura de cerveza   . Una cucharada al día, espolvoreada en sus platos. Sus vitaminas B aumentan la inmunidad y se relajan a nivel hipotalámico. cerveza
  • En sinergia  : la coenzima Q10, la L-carnitina y la NADH se usan juntas para mejorar los síntomas. Las dosis no son estándar. Deben ser establecidos por un terapeuta en cada caso.

Muy recomendable:

  • El comino negro (Nigella sativa) es un analgésico, antiinflamatorio e inmunomodulador.
  • Aumentar el equilibrio general del organismo es esencial tanto en

La dieta que ayuda a tu cuerpo.

Verduras crudas

La dieta debe ser fresca y cruda al menos en un 70%, con mucha hoja verde y siempre orgánica. Incluye batidos, batidos verdes, brotes y brotes.

Muchos minerales

El potasio, el silicio, el selenio, el zinc y el magnesio son esenciales en estas patologías. Consume semillas y raíces.

Grasas de calidad

Elija aceites vegetales de primera línea prensados ​​en frío, como el de oliva o sésamo, y los ricos en omega-3, lino o cáñamo.

Antioxidantes

Asegúrese de que su dieta sea rica en vitaminas A, C y E, incluidas, por ejemplo, zanahorias, cítricos o aguacate. Un antioxidante muy útil es el cacao puro.

Evita el gluten y los lácteos.

Evite el trigo y opte por el mijo, arroz, amaranto, teff, sorgo, quinua, trigo sarraceno … Busque alternativas vegetales a los lácteos.

¿Qué más evitar?

No se recomiendan los frijoles de soya, alimentos ricos en oxalatos (espinacas, acelgas, remolachas), solanáceas (papas, pimientos, tomates, berenjenas), sal, azúcar, alcohol, grasas hidrogenadas y carne.

Leave a Reply

Scroll to Top