Fibromialgia: la enfermedad del alma.

“Si pudiera, soportaría el dolor; ponga el dolor en un sobre y envíelo de vuelta al remitente. “Mario Quintana

RESUMEN

Este artículo tiene como objetivo abordar el concepto de fibromialgia, así como la sintomatología dolorosa, destacando la relevancia de esta alteración en el campo de la salud. Es una revisión, realizada a través de la consulta de artículos científicos. La fibromialgia se caracteriza como un síndrome cuyo síntoma principal es el dolor sin una causa orgánica específica. Para un tratamiento adecuado, debe consultar a un médico especialista. La forma de evaluación de la patología ocurre a través de exámenes clínicos en el consultorio del médico. Por lo tanto, la investigación relacionada con la fibromialgia busca comprender y profundizar esta patología, de modo que se pueda obtener la comprensión más adecuada, con el fin de proporcionar una calidad de vida.

“El dolor parece dañar nuestra integridad física”. Clarice Lispector

Un cuerpo siempre será una “cosa” para el sujeto. Por lo tanto, vivir cada ser depende de vivir en un cuerpo. De esta manera, las pasiones, los afectos, las ideas son consideradas por el principio de la filosofía clásica, la localización de las dolencias humanas, evocadas por un cuerpo, como una función de apoyo necesaria. El análisis del cuerpo constituye una relación de relevancia entre lo existente y su materialidad. Está en el centro de las principales preguntas que van más allá del tiempo, la cultura, la vida, el nacimiento, la muerte y también un tema intrínseco del psicoanálisis: la sexualidad.

En este artículo, discutiremos el dolor físico y mental sin una causa orgánica. Estableceremos aquí, un síndrome que no encuentra una causa orgánica específica, lo llamaremos “enfermedad del alma”. El síndrome, que incluye dolor crónico sin causa orgánica conocida, es una fuente de sufrimiento para los pacientes y un desafío para los profesionales de la salud. Este síndrome se encuentra en el límite de la reumatología y la patología psicosomática, con comorbilidades de trastornos y un deterioro en la calidad de la vida profesional, social y familiar.

La fibromialgia es un síndrome clínico que se manifiesta como dolor en todo el cuerpo, principalmente en los músculos. El síndrome tiene síntomas de fatiga, intolerancia al ejercicio y sueño inquieto: la persona siempre se despierta cansada. Los médicos clasifican la fibromialgia como un síndrome porque caracteriza un grupo de síntomas sin identificar una causa específica.

No existe una causa única conocida para la fibromialgia, pero hay signos para identificarla. Estudios más recientes han demostrado que los pacientes con fibromialgia son más sensibles al dolor que aquellos que no padecen la enfermedad. Esto no está relacionado con ser “fuerte” o “débil” en relación con el dolor. De hecho, funciona como si el cerebro de fibromialgia fuera una brújula desregulada que activaría todo el sistema nervioso para que la persona sintiera más dolor. Por lo tanto, los nervios, la médula espinal y el cerebro aumentarían la intensidad de cualquier estímulo doloroso.

El dolor de la fibromialgia es real. Existen estudios experimentales avanzados que muestran el funcionamiento del cerebro y los pacientes con fibromialgia que experimentan dolor. También se han realizado estudios con el líquido que baña la médula espinal y el cerebro (LCR) y se ha descubierto que las sustancias que causan dolor en el cerebro son tres o cuatro veces más altas en pacientes con fibromialgia que en Personas sin problema.

Los pacientes y los médicos parecen comprender mejor las causas del dolor cuando hay inflamación, un hematoma, un tumor, que están allí, visibles, causando el dolor. En fibromialgia, es diferente; Si tomamos un pedazo de músculo que duele y miramos el microscopio, no encontraremos nada, porque el problema radica solo en la percepción del dolor.

Los datos epidemiológicos indican una mayor incidencia de esta entidad clínica en mujeres jóvenes, pero no podemos dejar de acercarnos a los hombres, con una alta sensibilidad al dolor. La sociedad y muchos investigadores insisten en proclamar que las mujeres sufren más que los hombres, sin embargo, bajo los ojos de un psicoanalista, el hombre sufre tanto como enfatiza el sufrimiento del sexo femenino. No se puede generalizar y racionalizar que el sexo femenino es más sensible que el sexo masculino. Los hombres aún deben omitir sus sentimientos para que no parezcan débiles. Es una condición precaria de la observación humana.

Cualquiera sea el género, hay una ausencia de evidencia en la materialidad del cuerpo y la presencia de factores psicopatológicos dificulta el diagnóstico y el tratamiento. Frente a la diversidad y los factores involucrados en ciertos síndromes. Es necesario indicar un enfoque multidisciplinario para un tratamiento con resultados más efectivos.

En este contexto, mientras los profesionales buscan un remedio para su dolor, los pacientes exigen el reconocimiento de este síndrome que causa mucho sufrimiento.

DE PSICOANÁLISIS:

La sugerencia es considerar la posible función de la fibromialgia en la estructuración psíquica como una solución subjetiva. Para la referencia teórico-clínica del psicoanálisis. El psicoanálisis proporciona elementos de reflexión sobre el dolor en el cuerpo y su lugar en la psique.

A partir del estado actual de la investigación sobre el tema, dada la escasez de estudios en el campo del psicoanálisis, el punto clave para nosotros, los psicoanalistas, es que podemos contribuir a un enfoque de la fibromialgia que respalde la relación de l experiencia de dolor No pretendemos poner la fibromialgia en una tabla psicopatológica, como la histeria o la depresión, el objetivo del psicoanálisis es subrayar la posición subjetiva de aquellos que sufren en sus cuerpos de este dolor “insoportable” porque entonces, nosotros tener un diagnóstico con médicos profesionales en el tratamiento de la fibromialgia.

¿Qué puede enseñarle la fibromialgia al psicoanalista? Creemos que además de la enfermedad, hay un tema en cuestión y que el diagnóstico en psicoanálisis se realiza desde la posición que ocupa en relación con su síntoma. Lo que, además del dolor, de lo que dice el analizando, incluye un discurso único. Si en medicina el diagnóstico se basa en fenómenos probados y una probabilidad estadística, el psicoanálisis avanza, además de los fenómenos, las formas de enfrentar la singularidad del sufrimiento. La forma en que el dolor psicológico, involucrado en el dolor físico, avanza el psicoanálisis en la subjetividad de los casos desde una perspectiva clínica. La fibromialgia no puede ser la misma para todos, incluso si existe una tipología, una particularidad sintomática de la enfermedad,

LA FUNCIÓN Y / O EL PSICÓLOGO DEL PSICOANALISTA EN LA CLÍNICA:

Para trabajar en el campo clínico, el psicoanalista y / o el psicólogo generalmente complementan su formación con cursos: especialización lato sensu y, sobre todo, psicoanálisis. Sin embargo, el psicoanalista no se convertirá en psicoanalista hasta que haya completado estudios de posgrado en cualquier campo y se haya entrenado en psicoanálisis. Esto implica que un psicoanalista tiene entrenamiento continuo. Los dos profesionales también utilizan la psicoterapia para analizar e intervenir en problemas de trastornos emocionales, conductuales y / o mentales. En psicoterapia, el psicoanalista y / o el psicólogo, a través de la mediación verbal, lleva a cabo su análisis en un proceso mediante el cual este último se vuelve más consciente de lo que está haciendo, pensando y sintiendo. Tratando de proporcionar al analizado conocimiento de sí mismo y nuevos comportamientos para manejar sus sentimientos.

TRATAMIENTO DE FIBROMYALGIA:

Es importante t ener en cuenta que nosotros, como psicoanalistas y / o psicólogos, no podemos diagnosticar ningún tipo de enfermedad y / o patología. El diagnóstico de cualquier enfermedad es exclusivamente del médico. Los psicoanalistas y / o psicólogos no son profesionales de la salud. Por lo tanto, el diagnóstico de fibromialgia es única y exclusivamente ante los ojos del profesional de la salud. En otras palabras, la reumatología es la especialidad más común para el diagnóstico de fibromialgia.

“El umbral de estimulación requerido para transformar un estímulo sensorial en una amenaza potencial se reduce considerablemente en la fibromialgia, siendo una de las principales características del proceso neurobiológico, que afecta considerablemente a cada sistema y puede convertir la información subclínica en sensaciones desagradables en diferentes partes del cuerpo (Collado, A., 2008, p. 517-518).

DE LA EXISTENCIA DE ESTADOS DEL DOLOR CRÓNICO:

La existencia de estados de dolor crónico sin sustrato orgánico, de enfermedades dolorosas, se ha informado desde el siglo XIX. Entre ellos, la fibromialgia (FM), conocida como fibrosis desde 1904 (Gowers, 1904), tiene un nombre bastante reciente (Smythe y Moldofsky, 1977). Reconocido por la OMS en 1992, bajo la identificación M 79.7 en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), este síndrome se define como compuesto por dolor musculoesquelético, a menudo acompañado de trastornos del sueño y fatiga. A partir de esta clasificación, que le otorga un estado patológico, el mayor interés en la fibromialgia tiene repercusiones en numerosos estudios (Kahn, 1989; Kochman, 2002; Heymann, 2006; Saltareli, Pedrosa, Hortense y Sousa, 2008). Sin embargo, su etiología sigue siendo oscura y parece referirse a un origen multifactorial,
La mayoría de los textos y estudios sobre el tema indican la posibilidad de una comorbilidad psiquiátrica con respecto a la presencia de trastornos de ansiedad y depresión. Por lo tanto, subrayan la idoneidad del uso de tratamientos farmacológicos porque cada caso corresponde a sus comorbilidades. Cabe señalar que la indicación para el tratamiento psicoterapéutico se menciona en el reciente estudio brasileño sobre el tema al mismo tiempo que los ejercicios de estiramiento y asimilación (Heyman et al., Idem). Sin embargo, la indicación de un enfoque multidisciplinario para el tratamiento de los casos de fibromialgia parece ser consensuada en la mayoría de los estudios médicos, apareciendo ambos en el reciente estudio del Consenso brasileño sobre el tratamiento de la fibromialgia (Heyman et al.,

Muchos autores reconocen el papel importante e incluso preponderante de los factores psíquicos en el inicio de la fibromialgia. Al mismo tiempo, la mayoría de ellos rechaza su asimilación a cualquier enfermedad psiquiátrica y en algunos casos solo se menciona el componente psicosomático. La vulnerabilidad psicológica marcada por el estrés (Boureau, 2000), la tendencia al “catastrofismo”, a la “victimización”, a veces hiperactividad previa, un contexto de tensión emocional constante, ansiedad y enfermedades depresivas esbozan una imagen. del paciente con fibromialgia. Sin embargo, se enfatiza que las relaciones causales entre los síntomas psiquiátricos y la fibromialgia son difíciles de confirmar. (Menkès, Godeaul, 2007).

Los trastornos de la fibromialgia (fatiga, trastornos del sueño, dolores de cabeza, disminución de la actividad cognitiva) pueden mostrar signos de depresión, además de un síndrome de dolor. Sin embargo, no hay ideales suicidas ni elementos de devaluación y autoculpa. Del mismo modo, si los autores enfatizan los vínculos innegables entre la fibromialgia y una larga lista de trastornos psicológicos, que incluyen hipocondría, trastornos funcionales y somatoformas, el criterio principal del dolor difuso parece separarlos (Kochman, Hatron, 2003). Solo las comorbilidades entre el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y la fibromialgia, tanto en términos de expresión sintomática como de anamnesis (eventos traumáticos, violencia, abuso sexual, etc.) parecen confirmarse clínicamente. Habitualmente,

En muchos casos, la prueba de la enfermedad mediante el diagnóstico puede permitir que el sujeto se alivie. En realidad, el reconocimiento del dolor abre la posibilidad de tener, como lista para usar, una causa que da sentido a lo somático pero también a lo psíquico. Gracias a esta identidad adoptada y caracterizada por el sello de la fibromialgia, existe el disgusto de sentir dolor corporal, pero no es necesario ocultarlo ni omitirlo.

CONCLUSIÓN:

Sin embargo, los intentos siempre sin definiciones y / o diagnóstico preciso para describir un perfil típico del paciente con fibromialgia, lo correcto, será obtener referencias a la psicopatología apoyadas en el examen del sujeto. Por lo tanto, no podemos proclamar que existe una “cura a toda costa”, pero podemos considerar la posible función de la fibromialgia en la estructuración psíquica como una solución subjetiva. En esta acción “esperanzadora” (el médico especialista y otros profesionales) puede mantener la palabra del sujeto en su intento de rastrear una teoría personal de su enfermedad. Es un primer paso, una forma de permitir que el sujeto cambie o al menos comprender su posición ante el sufrimiento y el poder de abandonar el remedio. En algunos casos,

Leave a Reply

Scroll to Top