No consuma estos alimentos inflamatorios si tiene fibromialgia, artritis o dolores musculares.

Los alimentos inflamatorios son los que promueven y causan más inflamación en todo el cuerpo. Los procesos inflamatorios son el punto de partida de múltiples enfermedades y agravan los síntomas de la fibromialgia, la artritis y los dolores musculares.

Actualmente, el dolor es el estado más cuidado por los médicos y especialistas. Todos conocemos a alguien que sufre de dolor casi crónico o nosotros sufrimos de él. Los analgésicos no esteroides y los antiinflamatorios son los medicamentos más vendidos en el mundo. La tendencia no debe revertirse en los próximos años.

Sin embargo, nuestra dieta sigue siendo deficiente y rica en alimentos inflamatorios. Aunque todos creemos que el dolor articular solo puede ser causado por la artritis, se pueden diagnosticar docenas de enfermedades en un cuerpo inflamado. En resumen: inflamación = dolor. Los procesos inflamatorios en nuestro cuerpo dan lugar a muchas enfermedades, pero ¿cuál es el origen de la inflamación?

5 alimentos inflamatorios que debes evitar.

Aunque los médicos recetan analgésicos, es bueno conocer la fuente de la inflamación y detener cualquier proceso. Los analgésicos trabajan para aliviar el malestar, pero no curan. Hipócrates dijo: “Deje que la comida sea su medicina y la medicina su comida”. Si sufre de dolor en las articulaciones, dolor muscular o algún tipo de fibromialgia, es muy importante eliminar estos alimentos inflamatorios de su dieta. todos los días.

1. azúcar

El azúcar refinada y los alimentos altamente procesados ​​(comidas instantáneas, bocadillos, comida chatarra, etc.) son los peores alimentos para el dolor articular y muscular. Los alimentos azucarados o procesados ​​(que no siempre son dulces) son alimentos inflamatorios porque irritan el tracto gastrointestinal, donde se encuentra la mayor parte de nuestro sistema inmunológico. Los expertos dicen que la inflamación crónica proviene de los intestinos.

2. el alcohol.

Como hemos visto cientos de veces, el alcohol es un veneno para el cuerpo y cuando entra en el torrente sanguíneo, el cuerpo comienza varios procesos para eliminarlo. Aunque puede tomar cualquiera de los dos vasos esporádicamente, no se olvide de hacerlo con moderación. El exceso es el peor enemigo del dolor, daña la flora intestinal, promueve el crecimiento de hongos y obstaculiza la capacidad del cuerpo para desintoxicarse. Esto sucede porque el alcohol es, por supuesto, una molécula de azúcar asociada con una molécula de grasa.

3. Cereales

Los cereales no son alimentos inflamatorios. El problema es que tienden a ser más difíciles de digerir y tienen algo de sensibilidad gástrica (aunque sea leve), pueden empeorar la enfermedad y promover un “síndrome de colon permisivo”. Es un problema inflamatorio cuando la sensibilidad al gluten agrava el problema. Recuerda que no es necesario ser celíaco para mostrar sensibilidad a esta proteína; Esto también puede ocurrir en casos leves.

Todo esto es peor si agregamos ácido fítico y lectinas con muchos granos. Ambos dificultan la capacidad de absorber calcio, magnesio y otros minerales esenciales.

4. Aceites vegetales refinados.

Los alimentos inflamatorios más comunes en el grupo de aceites son la canola, la soya y el maíz. Contribuyen a la inflamación porque generalmente tienen ciertas modificaciones genéticas que los hacen difíciles de digerir. Por lo general, puede encontrarlos en las comidas del restaurante o como ingredientes en la buena mesa. Intenta evitarlos!

5. Productos lácteos pasteurizados.

El 75% de la población mundial padece intolerancia a la lactosa. Obviamente, en algunas personas es tan suave que no muestra síntomas visibles. Sin embargo, algunos procesos que conducen a la inflamación ocurren en el cuerpo. Los productos lácteos pasteurizados se consideran alimentos inflamatorios que promueven el dolor articular o muscular.

Algunas investigaciones sugieren que la mayoría de las personas sensibles al gluten también tienen problemas cuando consumen productos lácteos. Esto sucede porque las vacas son alimentadas con gluten y contienen muchas hormonas y sustancias químicas que luego se transfieren a la leche. La caseína láctea es una proteína que puede actuar de la misma manera que el gluten cuando ingresa al cuerpo.

Leave a Reply

Scroll to Top