Agotamiento emocional al requerir un nivel de fuerza irreal.

¿Alguna vez has sentido un agotamiento emocional?  En ciertas fases de la vida, el estrés puede hacernos sentir amortiguados, además de las expectativas personales y profesionales que   seguimos para pretender dar una imagen de nosotros mismos con una fuerza irreal   .

El   agotamiento emocional   y luego se produce cuando   se amplían estos eventos   y que damos rápido. Este agotamiento ocurre cuando sentimos que ya no podemos lidiar con la vida diaria en el nivel mental. La fuerza de esta fatiga es tan abrumadora que nos sentimos incapaces.

¿Qué es el agotamiento emocional?

La fatiga emocional es una condición que resulta de una excesiva autoestima. En este caso, no solo estamos hablando de una carga de trabajo excesiva, sino que también soportamos la carga del conflicto y el compromiso, o asumimos responsabilidades emocionales o cognitivas, todo esto debido a la idea errónea de que que debemos ser fuertes todo el tiempo, incluso con objetivos irreales. Niveles de fuerza.

Un   agotamiento emocional   no se produce de un día para otro, se necesita tiempo para madurar. Es   un proceso que progresa lentamente   hasta que la persona alcanza un punto en el que se colapsa. Este agotamiento total lo paraliza, hundiéndolo en una profunda depresión o enfermedad crónica. En la vida de esta persona, todo se rompe de repente porque, literalmente, no puede continuar apoyando a los insoportables (para ser alguien de fuerza intransitable)

Aunque la fatiga emocional se percibe como fatiga mental, a   menudo se acompaña de una gran fatiga física   . Uno de sus signos obvios es un sentimiento de depresión absoluta que nos impide avanzar. Como resultado, permanecemos cautivos en una inercia que dificulta encontrar una salida.

Causas del agotamiento emocional.

En general, el agotamiento emocional está directamente relacionado con un desequilibrio entre lo que damos y lo que recibimos. Las víctimas de esta enfermedad se caracterizan por dar más de lo que pueden y recibir menos de lo que esperan, ya sea en el trabajo, en el hogar, en una pareja o en cualquier otro campo de trabajo. la vida.

Esto suele suceder cuando se colocan grandes expectativas y se hacen grandes sacrificios. Por ejemplo, en casa cuando los miembros de la familia tienen problemas y necesitan atención. Incluso si tenemos una relación en la que hay mucha demanda y al final estamos agotados por lo que hemos dado y por lo poco o nada que hemos recibido a cambio.

La persona que sufre de agotamiento emocional descubre que no tiene tiempo para sí misma y que no recibe suficiente aprecio, afecto o atención de su entorno. Se espera que “sacrifique” su tiempo. Como si no tuviera necesidad o como si fuera más fuerte que todos y pudiera manejar todo.

Primeros síntomas de agotamiento emocional.

Muchos síntomas aparecen antes de que el agotamiento emocional pueda ser declarado. Saber cómo reconocer estos síntomas puede ayudarlo a encontrar una manera de evitar que empeoren y revertir la tendencia.

  • Falta de motivación: la   falta de motivación y el deseo de hacer algo es un signo claro de agotamiento emocional. Muchas personas que sufren de agotamiento emocional actúan automáticamente, realizando sus tareas como si fueran una obligación, sin poder beneficiarlas o detenerlas. Como resultado, se muestra reacio y desinteresado en sus actividades.
  • Fatiga física:   la persona afectada suele sentirse cansada. Tan pronto como abres los ojos, sientes que lo que esperas durante el día es extremadamente agotador.
  • Distancia emocional:    comienza a sentir apatía y aburrimiento hacia la otra persona como centro de atención y agotamiento emocional.
  • Irritabilidad   : la persona emocionalmente agotada, sin embargo, se siente incómoda y con frecuencia experimenta una pérdida de autocontrol. Se ve malhumorado y es muy sensible a la crítica o la devaluación.
  • Problemas de memoria   : la carga excesiva de información o los estímulos causan problemas de memoria. Incluso las pequeñas cosas son fácilmente olvidadas.
  • Dificultad para pensar   : la persona interesada se siente confundida. Cada actividad requiere más tiempo que antes. Solo puede pensar a su propio ritmo, que ha disminuido y parece más lento que el de los demás.
  • Insomnio   : por más contradictorio que parezca,   una persona que sufre de fatiga emocional tiene problemas para dormir   . Ella siempre piensa en los problemas y es por eso que es difícil para ella quedarse dormida o tranquilizarla.

¿Cómo resolverlo?

La mejor manera de superar el agotamiento emocional es descansar mental y emocionalmente. Necesitamos   encontrar un poco de tiempo libre para relajarnos y vaciar nuestra mente   , lo que puede considerarse como una “desintoxicación emocional”. Por ejemplo, las personas que se exigen demasiado solo toman unas vacaciones, pero tarde o temprano esto lleva a la fatiga. Por lo tanto, es una buena idea tomar unos días de descanso.

Otra solución es desarrollar una actitud diferente a los compromisos diarios. Cada día debe incluir momentos para cumplir nuestros compromisos, pero también momentos para descansar y realizar actividades que amamos (aunque solo sea nosotros). La necesidad de ser perfecto o de conseguir todo debe ser abandonada, tratando de ser más fuertes de lo que no somos una buena inversión a tiempo.

Al final, es importante educarnos a nosotros mismos. No hay nada mejor que   pasar un poco de tiempo cada día con nosotros mismos   . Debemos respirar, reconectarnos con lo que somos y lo que queremos. Es esencial tener una actitud compasiva y humanitaria hacia nuestra propia persona. De lo contrario, tarde o temprano, no podremos continuar.

Leave a Reply

Scroll to Top